top of page

La cultura como libertad de expresión



“El estudio ha sido para mí el principal remedio contra las preocupaciones de la vida; no habiendo tenido nunca un disgusto que no me haya pasado después de una hora de lectura”.

-Montesquieu


Pertenecer es un sentimiento que a lo largo de nuestra vida buscamos, conseguir formar parte de algo. La cultura nos regala ese sentimiento de pertenencia por el simple hecho de tener las mismas costumbres, pero ¿Que también es cultura? Igualmente lo es escribir, pintar y bailar, personalmente para mí, eso es lo que es, aquello que me ha construido como persona hoy en día, donde parte de mi historia incluye lo que hago después de estudiar por las mañanas, que es mi tiempo libre, al que le dedico mis horas para estas actividades. Todas estas áreas le han dado un enfoque distinto a mi vida, donde muchos dicen: “Aquí es donde el cuerpo se cansa pero la mente descansa”.


¿Qué haría yo si no tuviera un lápiz y un papel en esos días en los que mi voz no es suficiente para describir cómo me siento? Estos me dan la capacidad de expresarlo. O ¿Que haría sin un bastidor y un pincel para plasmar lo difícil que ha sido el fin de una semana?


¿Cómo sabría quién soy sin esas tardes en las academias de baile donde puedo mostrar una versión mía que me hace sentir segura? Donde yo soy la única que sabe quién es la persona que está arriba del escenario.


La libertad que se me da para expresarme por medio de estas disciplinas, me han formado como persona y me han regalado ese sentimiento de pertenencia. Indiscutiblemente la libertad de expresión a través de la cultura es lo que somos hoy, lo que fuimos ayer y lo que seremos mañana. Somos todas y todos, sin discriminación ni miedos. Es la puerta más honesta para dar paso hacia delante y mostrar nuestra versión más humana.

Porque en la cultura nacen las y los artistas que son inmortales.


LA VOZ DE LA CULTURA COMO LIBERTAD DE EXPRESIÓN

David Izazaga

Cronista, editor y promotor cultural, en ese orden se define a sí mismo David Izazaga, jefe de publicaciones en Cultura Jalisco, donde actualmente el proyecto “La maleta de Hemingway” cumple los anhelos y aspiraciones de nuevos escritores y escritoras que logran ver su primer libro publicado gracias a esta convocatoria. Como editor, a David le produce mucha satisfacción ver que los textos de otros se publican y trascienden.


David vive parte de su libertad de expresión a través de guiar a los demás en sus primeros pasos dentro de la escritura. Uno de sus objetivos como editor es eliminar el primer filtro que se imponen aquellos que incursionan en el mundo de las letras con el temor de estar contando historias que a nadie le van a interesar o que, por lo contrario, podrían ser juzgados por lo que han decidido contar. “Yo destaco la importancia de tratar de romper los propios diques que uno se pone cuando el primer filtro sale al escribir algo y tú estás pensando en otras cosas que no deberías”.


Desde sus primeros años consideró que la escritura y la lectura eran fundamentales para él. De hecho, si pudiera lograr que todos los mexicanos leyeran un libro sería “La ley de Herodes” del escritor Jorge Ibargüengoitia, puesto que son cuentos diver-tidos, entretenidos e interesantes que reflejan mucho del comportamiento de los mexicanos. David, al conocer bien la historia del autor, considera que hay mucho de este en los cuentos, por lo que sugiere que podría tratarse más bien de crónicas de Ibargüengoitia, más que de obras de ficción.


Inició con un periódico escolar que, poco a poco, se convirtió en una oportunidad laboral donde comenzó a trabajar como periodista. “Todo tiene que ver con el afán de expresar por un lado las ideas y por otro los pensamientos, sacar todo lo que creía que tenía por ahí”.


Reconoce el avance de la libertad de expresión tras el discurrir de los años, pues recuerda que cuando él trabajaba en un periódico existían muchos acotamientos de la libertad, desde lo empresarial hasta lo institucional, con lo que se refiere que se prohibía hablar de ciertos temas, además de la autocensura impuesta por la misma sociedad. “En el momento en que la gente se dio cuenta que no necesitaba de un medio para transmitir sus ideas esto se empezó a venir abajo, es decir, podían expresarse sin la necesidad de acudir a algún sitio a hablar” comentó el cronista.


David plantea que la libertad de expresión responsable es aquella en donde radica el respeto al otro, es decir, que al momento de alzar la voz se mantiene el respeto hacia los derechos de los demás. “No invadir los derechos del otro, eso es muy importante. Es necesario hacer uso responsable de la libertad”.


La cultura es un medio de libertad de expresión, puesto que el arte ha fungido como un conducto por el que la voz humana encuentra una salida. “Cada quien tiene el derecho de expresar su libertad como lo quiere, pero enfocarlo desde la cultura también invoca la libertad de expresión” asegura David al tiempo que comenta que volcarse a uno mismo en la escritura creativa es tener la libertad a través de un poema, un ensayo, una crónica. “Yo creo que si todo el mundo tuviera la oportunidad de escribir, de ejercitar la escritura, tendríamos una ciudad más amable”.


Mensaje Mar Adentro

Hagan de su vida lo que les dé la gana, en el sentido que se dediquen a lo que les guste. No hay nada más frustrante que hacer algo que no te gusta. Creo que hay mucha gente enojada y frustrada allá afuera porque no hacen lo que les gusta, y creo que este mundo sería mejor si cada quien se dedicara a lo que le apasiona. Cuando tú haces lo que te gusta estás feliz y no andas inconforme todo el día. Así que recomiendo a todo el mundo dedicarse a lo que les gusta, el éxito económico vendrá por añadidura.


VOLUNTADES Historias de éxito que trascienden.


Betzabé García es una cineasta mexicana egresada de la National Film and Television School y el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM en Dirección de cine, que propone explorar la realidad y cuestionarla a través del arte, buscando incentivar la libertad de expresión mediante la incursión en el cine.


Con su largometraje documental "Los reyes del pueblo que no existe" la guionista obtuvo más de 50 premios internacionales, entre los que destacan el Mexican Documentary Feature Film, el Golden Eye al Mejor Largometraje Internacional y el Outstanding Achievement in a Debut Feature Film. Incluso recibió una nominación a Mejor Largometraje Documental por los Premios Ariel.


Betzabé cuestiona la dinámica de la sociedad mientras ahonda en nuevas formas de abordar el mundo y todo aquello que ya se ha dicho. Los cortometrajes The girl with two heads, Unsilenced, "Porcelana y Venecia" y "Sinaloa" se suman a su trayectoria como directora y guionista que propone replantear la percepción de algunos temas cotidianos a través de un tratamiento diferente.


Sus obras trascienden debido a los mensajes que Betzabé propone, acercarnos a lo que nos incómoda y proponer una nueva visión, dejar atrás lo obsoleto y buscar la evolución en el pensamiento humano.

“LA CULTURA

COMO MEDIO DE LIBERTAD DE EXPRESIÓN”

La cultura es la mejor forma de indagar desde los puntos más creativos de nuestro ser, que nos hace explotar de ideas brillantes y logran generar rasgos distintivos en nuestro tan común estilo de vida.


La relevancia de esta es debido a que es el puente para conseguir el derecho al que como personas aspiramos, que nos garantiza el respeto que merecen nuestras opiniones por más absurdas que puedan parecer.

Lourdes Jaqueline Gómez Sánchez, Debatiente Mar Adentro

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page