La guerra y los peligros para los derechos de información



Durante días nuestras mentes se fueron preparando de alguna manera para la guerra. Los medios de información en el mundo nos fueron dosificando datos, hechos, historias y mucha información sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania y la noche de este jueves nos acostamos con bombardeos al otro lado del mundo.

Nadie debería de estar a favor de la solución violenta de los conflictos y cuando la diplomacia llega a su límite o es ignorada, vemos como la paz es rápidamente aplastada por la guerra.

La invasión de Vladimir Putin no es una sorpresa ni es nueva; desde su asunción al poder ha tenido como fijación invadir Ucrania y lo está haciendo. Pero esta invasión tampoco es diferente a otras como las encabezadas por Estados Unidos en Afganistán o Irak, tan sólo por recordar las más recientes, así que sería cínico sólo descalificar a Rusia y asumir sin más la postura de Estados Unidos y sus aliados de siempre.

La guerra no nos sirve ni como pretexto y hoy, es importante recordar que cuando estalla un conflicto armado, lo primero que se pierden, además de valiosas vidas, son las libertades y dentro de éstas libertades están los derechos a la libertad de expresión y de información.

Casi a la par del inicio del ataque ruso, el gobierno de Putin ya advirtió a los medios de su país que sólo deben reproducir la información generada por fuentes oficiales; la amenaza es directa, la prensa rusa está siendo obligada a hacer propaganda, no a informar sobre esta guerra.

Y al otro lado, el gobierno de Estados Unidos y los gobiernos de Inglaterra, Francia, España o del Consejo de Europa estarían pidiendo lo mismo, pero de otra manera. Pretenderán que la prensa mundial sólo reproduzca sus versiones y consideren como desinformación lo que difunda el país invasor.

En ambos casos la prensa pierde y pierden las personas al recibir información sesgada y controlada por intereses.

En tiempos de Internet y como sucedió en otros conflictos como la guerra en Siria por ejemplo, la sociedad aún puede difundir fotos, audios y videos sobre las primeras horas del avance ruso en Ucrania y eso ayudará a mostrar fragmentos de la historia, pero necesariamente deberán pasar por la obligada verificación y comprobación por parte de periodistas.

Esta guerra debe contarse desde todos los escenarios posibles, y por eso es fundamental que los medios no se vayan sólo con los “testimonios” de mexicanos que viven en Ucrania que sí, están en el país bajo ataque, pero no son periodistas, no verifican los datos que pueden saber ni tienen acceso a más información que la que pueden tener periodistas ubicados en la zona, quienes tampoco tienen capacidad de ver todo el conflicto.


Hoy corremos el riesgo de que muchos medios quieran cubrir la guerra desde Twitter, en vez de haber invertido recursos para contratar periodistas y corresponsables de guerra con entrenamiento para esto. Esto también lesiona el derecho de las personas a ser informadas con certeza y profesionalismo.

____________________

Andrés A. Solís es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”. Conduce el programa “Periodismo Hoy”, que se transmite a través de la señal de Radio Educación.


Publicado en alcancediario.mx

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo