El periodismo debe aprender a escuchar a sus audiencias



En primer grado de educación básica aprendimos un modelo de comunicación muy simple. El modelo dice que un emisor manda un mensaje a un receptor y de ahí la persona receptora traduce el mensaje y responde y entonces se convierte en emisor y el emisor en receptor.


Ese es el modelo básico de la comunicación, pero la realidad es que es un proceso mucho más complejo y que ha sido teorizado durante décadas, de acuerdo con la evolución tecnológica y de la sociedad misma. Los medios masivos de comunicación demostraron que las personas receptoras tienen muy pocas posibilidades de convertirse en emisoras y responderle a quien les manda el mensaje.


El público lector, radioescucha y televidente está en una situación de desventaja ante quienes emiten los mensajes y la comunicación se volvió vertical y unilateral… abusiva y gandalla a veces.


El surgimiento de Internet permitió la democratización de la comunicación digital y las personas intercambiamos millones de mensajes cada segundo. Emitimos y recibimos mensajes y las redes sociodigitales abrieron nuevas formas de comunicarnos con las audiencias.


¿Y cómo se da esa relación en los medios de información?

Aunque los medios cuentan con perfiles y cuentas en diferentes plataformas sociodigitales de Internet, no significa que atiendan las necesidades de información de sus diferentes públicos, que estén pendientes de los comentarios a sus contenidos ni que realmente “escuchen y dialoguen”.


En defensa de los medios, claro que podrían tener miles de interacciones y necesitarían un ejército de personas para leer, filtrar, analizar y responder a cada comentario, pero ¿es así?

Muchas veces los comentarios pueden ser ofensivos o no aportar nada a la discusión de un contenido periodístico o sobre el hecho noticioso, pero no dejan de ser un pulso de la percepción que el público tiene sobre el enfoque que tal o cual medio le da a cada historia.

A mí me parece que los medios en Internet no tienen entre sus prioridades “escuchar” a su público y ofrecer historias, notas y reportajes que realmente sean de su interés, y aplican el modelo tradicional de la prensa escrita, la radio y la televisión de que “esto es lo que hay y que se aguanten”.


Si no sucede en Internet, mucho menos en los medios convencionales, que nunca han tenido el hábito de convocar a un foro de discusión con sus audiencias para saber si el periodismo que hacen realmente cumple esa función social de darles a las personas información útil que las ayude a tomar las decisiones del día a día.

Medios y periodistas a veces presumen ser la ruta de interlocución más efectiva entre la sociedad y los diferentes gobiernos. La pregunta es si esto es verdad.

*********

Andrés Solis *Periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de buenas prácticas para la cobertura informativa sobre violencia”. Conduce el programa “Periodismo hoy”, que se transmite los martes a las 13:00 h, por Radio Educación.

7 visualizaciones0 comentarios