top of page

Cuatro usos inteligentes de la inteligencia artificial en el periodismo


La Inteligencia Artificial (IA) está transformando progresivamente el paisaje de los medios de comunicación. La adaptación de las tecnologías basadas en IA por parte de las redacciones ha creado una nueva forma de generar y distribuir noticias, optimizando sus operaciones y llegando a audiencias antes desatendidas.

Uno de los últimos ejemplos de esta tendencia se encuentra en Finlandia, donde el medio de comunicación público Yle ha empleado con éxito la IA para llegar a una audiencia no alcanzada hasta el momento.

Según documenta el escritor y editor Gabe Bullard en un extenso reportaje para la Fundación Nieman, Yle ha adoptado este enfoque en respuesta a la llegada a Finlandia de decenas de miles de ucranianos desplazados por la guerra. Aunque Yle ya ofrece noticias en finés, sueco, inglés y ruso, ha buscado una forma de llegar a estos nuevos residentes en su lengua materna: el ucraniano.

La solución que ha encontrado Yle pasa por desarrollar una herramienta que utiliza cuatro tipos diferentes de software de traducción. De esta forma, Yle puede generar noticias en ucraniano a un ritmo que sería impensable si las noticias se tuvieran que escribir y reportar en ese idioma desde el principio. Gracias a esta innovadora metodología, un pequeño equipo de personal bilingüe ha logrado producir una cantidad de contenido significativamente mayor.

La implementación de IA en la industria de los medios de comunicación abarca muchos campos. A medida que avanzan los algoritmos y las capacidades de procesamiento, las potenciales aplicaciones se multiplican y diversifican. Herramientas de generación de imágenes como DALL-E y Stable Diffusion, así como el chatbot ChatGPT de OpenAI, han dado lugar a debates intensos sobre el impacto de estas tecnologías en el periodismo, su capacidad para reemplazar a los periodistas humanos y la posibilidad de generar contenidos falsos en gran escala.

Bullard aborda también en su investigación varias formas inteligentes en que los periodistas pueden explotar la inteligencia artificial, empezando por la citada traducción automatizada. Son estas: La Inteligencia Artificial (IA) está redefiniendo también el panorama mediático global a través de la traducción automatizada, permitiendo a los medios llegar a nuevas audiencias y aumentar su alcance y beneficios. Le Monde lanzó su edición en inglés un mes antes de que la emisora finlandesa Yle publicara sus primeras noticias en ucraniano.


El proyecto de Le Monde surgió a raíz de la propuesta de un reportero de escribir una serie de artículos en inglés sobre las elecciones francesas de 2022. Ante las eficiencias de la traducción automática, el diario decidió no solo traducir una selección de artículos diarios, sino lanzar una completa edición en inglés.


Ahora, el primer elemento en la página de inicio de Le Monde es un botón para elegir entre francés e inglés. Esta edición en inglés ofrece 40 artículos todos los días de la semana y 30 cada día durante el fin de semana. Al igual que las noticias ucranianas de Yle, las publicaciones en inglés de Le Monde se escriben y editan en el idioma nativo del medio, se traducen al inglés con IA y son revisadas por un editor antes de su publicación, un proceso conocido como post-edición de traducción automática (MTPE).


Tratamiento de textos

Otro de los campos en los que está avanzando a gran velocidad la IA dentro de las redacciones es en el del tratamiento de textos, desde la detección de errores gramaticales hasta el análisis de contenido y la segmentación de noticias para los lectores.

El Atlanta Journal-Constitution ha estado utilizando IA para reestructurar su boletín de noticias por correo electrónico, proporcionando recomendaciones personalizadas para los lectores basadas en su historial de lectura. La firma belga Twipe proporciona esta tecnología de automatización, usando IA para asignar categorías al contenido del periódico y luego agrupar las historias en la newsletter basándose en los patrones de lectura del usuario y las tendencias en el sitio web del periódico.


Actualmente, 50.000 suscriptores del Atlanta Journal-Constitution reciben un boletín de noticias diario generado completamente por IA. Según Zack McGhee, director sénior de experiencia de audiencia digital del periódico, el índice de apertura de estos correos es de un 6,5%, superior al 5% de los correos curados por humanos.


Más allá de las categorizaciones de noticias, la IA también puede analizar las relaciones entre palabras y párrafos, e identificar cuánta opinión, reportaje original o agregación incluyen los artículos. La startup Overtone AI ha creado modelos que realizan precisamente esta labor, proporcionando una puntuación que predice el impacto de las historias.


También el Institute for Nonprofit News (INN) está utilizando la IA para clasificar los cientos de historias que sus socios publican cada día, proporcionando una primera selección que ayuda a los editores humanos a compartir trabajos que se alinean con los intereses de sus audiencias.


Lucha contra la desinformación


La Inteligencia Artificial (IA) está preparada para jugar un papel crucial en la lucha contra las noticias falsas y la detección de sesgos, según los ingenieros de Yle News Lab. Al rastrear y analizar la información demográfica y política de las fuentes citadas en las noticias, la IA puede ayudar a identificar posibles puntos ciegos en la diversidad o señales de sesgo.


Esto se logra a través de una combinación de seguimiento de fuentes y análisis de sentimientos, una aplicación del Procesamiento de Lenguaje Natural (NLP) que permite a la IA detectar el tono en el texto mediante el examen de las relaciones entre palabras. Según Samuli Sillanpää, líder técnico en el Yle News Lab, este enfoque puede ayudar a los periodistas a obtener una visión más detallada de lo que cubren y cómo lo hacen.

Pero las aplicaciones de la IA no se limitan a las noticias producidas por las propias redacciones. Ante el creciente uso de la IA para generar contenido online, herramientas como GPTZero, desarrollada por el estudiante Edward Tian, pueden ayudar a detectar textos escritos por IA, evaluando la complejidad de las frases y el rango de elección de palabras.


En la lucha contra la desinformación, se espera que la IA pueda detectar patrones de lenguaje comunes en la desinformación, como el “hiperpartidismo, la falta de fuentes, las afirmaciones vagas y la toxicidad”. Aunque la verificación pura de hechos por IA aún parece lejana, estas herramientas podrían marcar una diferencia significativa en la lucha contra las noticias falsas y el contenido generado por IA, sostiene Bullard.


Generación de contenido

El uso de la Inteligencia Artificial (IA) en la generación de contenido está en auge, pero aún se mantiene dentro de ciertos límites. Narrativa, una empresa que genera lenguaje natural, ha creado una herramienta utilizada por el Wall Street Journal para redactar historias, enfocándose en tendencias de mercado y datos financieros. Esto permite a los periodistas concentrarse en el análisis e interpretación.


Sin embargo, hay precauciones que deben tomarse. La IA debe ser entrenada con la información correcta para poder redactar una historia del Wall Street Journal, por ejemplo, y debe ser capaz de adoptar el estilo de escritura de los periodistas del medio. David Llorente, CEO de Narrativa, sugiere que la IA es mejor para ayudar con párrafos, no con historias completas, y que los modelos de lenguaje no son modelos de conocimiento.

Otro uso potencial para la IA es resumir historias para su distribución en boletines informativos, redes sociales, u otras plataformas. Según una encuesta de la Associated Press, la de resumir textos es una de las herramientas de IA más solicitadas en las redacciones locales.


A pesar de los beneficios, el temor a la IA sigue siendo un tema importante para los periodistas. En Yle, la adopción inicial de la IA fue recibida con escepticismo. Sin embargo, la empresa ha intentado enmarcar la IA como una colega en lugar de una sustituta, incluso asignándole un nombre y un dibujo de un robot amigable. La idea es ayudar a los periodistas a sentirse más cómodos trabajando con la IA como una nueva herramienta y no como una amenaza.


Publicado en Laboratorio de Periodismo.

60 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page